Fue un día increíble


 

El primer día en Francia me desperté en un hotel y desde allí fuimos a Orléans. Mi francesa tenía una competición de kárate internacional allí, y mientras calentaba y se inscribía, me fui con la madre y el hermano pequeño a visitar la ciudad. Vimos la catedral, la plaza de Juana de Arco y paseamos y comimos por el centro. Ya por la tarde fuimos a verla competir y, una vez acabado su torneo, cogimos el coche y fuimos hacia Poitiers. Al día siguiente teníamos entradas para Futuroscope. Cenamos en el hotel y estuvimos viendo La Voz de Francia un rato.

Fue un día increíble.

Blanca Hortelano.

 

 

El sábado fue el día siguiente a nuestra llegada, cada uno estuvimos pasando el día con nuestros correspondientes franceses, primero yo quedé con Carlos y Victor, su correspondiente. Comimos  juntos en un  Parque Natural de Burdeos, y probamos los famosos macarons.  Más tarde nos cambiamos, porque fuimos a cenar con muchos compañeros a un restaurante en el que comimos muy bien.  Más tarde nos fuimos a dormir, deseando que viniera el próximo día.

 

 

 

 

 

Antonio Caballero

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información. Sí, acepto