Snapchat-1906036824736186367~2

Después de tanto tiempo de espera ya ha llegado la hora de divertirnos y disfrutar fuera de nuestra rutina diaria. Tras 9 horas de autobus, los alumnos franceses nos han recibido con toda su ilusión a las puertas del colegio. Las familias nos han acogido como si fueramos sus hijos y hacen que te sientas como en casa ayudándote en todo lo que necesites.
Ya en el colegio el director muy agradable nos ha recibido y explicado la historia del colegio, con un pequeño desayuno. Ya nos toca empezar a hacer cosas así que nuestra primera excursión ha sido a  «St. Émilion». Una vez allí dimos un paseo guiado enseñándonos la gran iglesia subterránea y posteriormente nos llevaron a una bodega, donde hicimos algunas compras para los familiares. Ya subimos al bus para el reencuentro con los franceses.

Laura  Albares  y Paula García

P1010829

 

P1010832

Por fin llegamos, y vimos emocionados desde la ventana del autobús a nuestras familias francesas. Las chicas gritando, los chicos fichando. Estábamos tan contentos como cansados, así que nada más llegar (y pedir la clave de la wifi), nos acostamos para al día siguiente estar a las 8h en el colegio.

En bicicleta, “Mercedes», o andando, los alumnos van al colegio. Allí nos recibió el director y en cuanto dió su discurso, asaltamos la mesa de croissants y zumitos.

 Al llegar a la casa, abrí la puerta, y allí estaba el padres de Vincent, bailando con lo que parecía ser un intento de “música española”. Al lado, un corcho con fotitos de Felipe y Leticia, Las Ventas, banderitas de España aquí y allá, y un “Hola Candela! ;-)) ” No pude evitar reírme al ver que me tenían preparada esa curiosa bienvenida.

Candela.

IMG-20150320-WA0006

IMG-20150227-WA0016 IMG-20150320-WA0008

 

Un mix de español, francés e inglés para comunicarme. Pero gracias a la Requena y los consejos de la Ceci, he sobrevivido a mi primera noche. Extasiados estaban con el jamón, el chorizo y el típico imán de “Cañas y tapas”, representando a nuestra querida España. Son realmente generosos, tanto con el desayuno como con la comida que me han ofrecido para el pique-nique. Me están cebando.

Carmen

Screenshot_2015-03-20-09-33-59

 

El primer día ha sido intenso, estábamos muy nerviosos de llegar a casa con los correspondientes. Los franceses hablan muy deprisa, y sobre todo muy bajito, todo lo contrario a los españoles, y en el lenguaje coloquial es mas complicado de entender. En nuestro primer día hemos visitado St. Emilion, un pueblo cercano muy famoso por los vinos. Por la ventana del autocar veíamos hectáreas y hectáreas de viñedos, ansiosos por saber lo que en St. Emilion nos aguardaba, y descansando tras la primera noche en suelo francés, viendo las afueras de Bordeaux, viendo la Garonne, el suelo fértil y verde, los almendros recién florecidos, y el eclipse solar al que “no podíamos mirar para no dañarnos los ojos” y que con la niebla se ocultaba. St. Émilion, y su historia, nos ha fascinado, la iglesia, las viñas… , algunos de nosotros hemos comprado botellas de vino “de muy buena calidad” para nuestras familias. Echamos de menos la siesta así que nos hemos dormido en el autocar.

Pilar Martínez

WIN_20150320_143442

WIN_20150320_134208

WIN_20150320_130638