Ayer, lunes 30 de mayo, fuimos a un bonito pueblo llamado Saint-Émilion, a pocos kilómetros de Bordeaux. Primero, estuvimos visitando el pueblo y la parte  subterránea de las iglesias, después tuvimos un rato libre y varios de nosotros subimos al campanario de la iglesia que estaba al lado de la oficina de turismo, también ese rato libre lo usamos para comer. Lo que más nos gustó fue la libertad que nos dieron y la iglesia que había porque nunca habíamos visto una iglesia como esa.

Después de comer fuimos a visitar dos bodegas, y también fuimos ver viñedos. En una de la bodegas nos dejaron comprarle vino a los padres como recuerdo de nuestra estancia en Bordeaux. Estas bodegas eran enormes y nos enseñaron dónde y cómo se hacía el vino, nos dijeron a la temperatura que se hacía el vino y también nos explicaron cómo se hacían las barricas para almacenar el vino. Lo que más nos ha gustado de las bodegas fue ver la parte donde se hace el vino. (Ángela Ancos y Sergio Álvarez).

Gran día el de ayer, lo pasamos muy bien en el castillo de Saint Emillion y andando por los alrededores. Fue muy divertido conocer un poco la ciudad y la cultura local. A continuación fuimos a una gran bodega de una familia belga, la más grande del pueblo y bastante moderna, donde aprendimos algunas características del vino y de su fabricación. (Delio de Prado y Pablo González)

El día en saint emilion fue muy divertido, lo pasamos muy bien, ya que fuimos todos juntos a visitar el pueblo, subimos a la torre gratis, así que perfecto. Las bodegas también eran muy modernas, por lo que nos gustó mucho. Por la tarde nos dividimos, y cada grupo fue a una casa distinta.En resumen fue un día genial. (Jorge Martínez y Gonzalo Calvo)

Hemos ido a Sant Emilion un pueblo muy bonito que tenia la iglesia subterránea más grande de Europa. Después hemos ido a la Bodega más grande de este pequeño pueblo llenas de innovación y de cultivos una bodega comenzada por una Familia Belga y la cual tenía un seño de identidad el color narnaja (un color que para ellos les daba muy buena suerte). Pablo del Olmo y Rodrigo Hernández

Carlos y yo fuimos a pasar la tarde con la familia del correspondiente de Carlos; una vez allí estuvimos con el hermano pequeño del correspondiente de Carlos con el que estuvimos jugando con él un poco. Aparte de eso nos enseñó mucho vocabulario francés y nos enseñó las partes del cuerpo. (Carlos Vidal Viñuela y D. Diego Preciado Gómez)