Nos dicen desde Manos Unidas que luchar contra el hambre es nuestra misión porque el hambre no es una fatalidad o un destino irreparable para muchas personas.

Compartir lo que importa es poner en común nuestra vida, nuestros bienes y nuestro compromiso por un mundo mejor en el que los derechos humanos sean respetados y donde cada persona pueda disponer de los medios necesarios para vivir con dignidad.

Por eso os propusimos la semana pasada hacer un pequeño gesto simbólico: realizar ayuno en el recreo (una galleta, pan…), el jueves en Primaria y el viernes para Secundaria y FP. De esa manera tuvimos presentes a todos aquellos que tienen menos que nosotros.

También el viernes compartimos y ayudamos contribuyendo con la Campaña del Kilo-Litro que organizó la APA.